Antecedentes históricos


Las plantas medicinales han ocupado desde la antigüedad un lugar
central en la terapéutica. Inicialmente, por su proximidad natural al
ser humano, se utilizaron siguiendo criterios magicorreligiosos, y
paulatinamente, durante siglos, se fue adquiriendo un conocimiento
empírico, por ensayo-error. Con el nacimiento de la medicina
científica, en la Grecia clásica, se produjo un cambio importante en
el estudio y aplicación de las plantas medicinales: el Corpus
Hippocraticum, la obra médica más representativa de esta época,
denota un interés por alcanzar un conocimiento más profundo de
estas plantas: se citan unas 230 especies vegetales, con su
identificación, la descripción de la parte utilizada, sus efectos sobre
el organismo y sus aplicaciones terapéuticas, la cantidad que debe
formar parte de las recetas, la forma de administración más
conveniente y su posible toxicidad.

Una muestra significativa de la escasa implantación de la
fitoterapia entre los profesionales sanitarios es la reducida literatura
médico-farmacéutica publicada durante la primera mitad del siglo,
entre la cual cabe destacar:
• Précis de Phytotérapie, del médico francés Henry Leclerc (1870-1955),
autor de numerosos artículos sobre fitoterapia publicados en La
Presse Medicale. Leclerc acuñó el término fitoterapia.
• Die Pflanzenheilkunde in der ärztlichen Praxis (1944), de Rudolph
Fritz Weiss (1895-1992), considerado uno de los padres de la
fitoterapia moderna. Este libro es el antecedente de la obra más
conocida y divulgada de este autor, el Lehrbuch der Phytotherapie
(publicado en 1960, cuenta con once ediciones en alemán y dos en
inglés).
En España el panorama fue más sombrío, puesto que hasta la
aparición, en 1982, del libro Plantas medicinales de Margarita
Fernández y Ana Nieto, el primero dirigido a fomentar el uso de la
fitoterapia entre médicos y farmacéuticos, sólo habían existido obras
de carácter divulgativo sobre los usos populares y tradicionales de
las plantas medicinales. Entre ellos destaca, por su gran difusión, el
de Pio Font i Quer (un auténtico best seller en el cual se abordan
aspectos botánicos, usos populares de las plantas y aspectos
históricos) y los de carácter naturista, especialmente los de Adrian
Vander y Sebastian Kneipp.

Ámbito de aplicación


La fitoterapia se utiliza tanto en la prevención y en la mejora de la
calidad de vida, como en el tratamiento de las enfermedades. En
unos casos será suficiente para curar una patología y en otros será el
coadyuvante de otras medicaciones, o ayudará a mejorar
determinados síntomas asociados. Su principal campo de acción son
las afecciones leves y moderadas, así como las enfermedades
crónicas, y es útil por tanto en la terapia de más del 90% de las
afecciones tratadas habitualmente en asistencia primaria.

Principales patologías susceptibles de ser tratadas con
fitoterapia

Sistema nerviosoAnsiedad y trastornos del sueño
Depresión (esencialmente leve o moderada)
Cefaleas
Trastornos cognitivos
Astenia
Aparato circulatorioHipertensión arterial
Estasis venosas: varices y hemorroides
Enfermedad arterial oclusiva
Fragilidad capilar Insuficiencia cardíaca leve o moderada
Hiperlipidemias
MetabolismoSobrepeso
Diabetes
Aparato urinarioInfecciones urinarias
Litiasis
Aparato locomotorInflamaciones osteoarticulares
Artrosis
Aparato reproductorSíndrome premenstrual
Alteraciones de la menstruación
Síntomas asociados con la menopausia
Hiperplasia benigna de próstata
Aparato digestivo, hígado y conductos biliaresInapetencia
Estomatitis, gingivitis y glositis
Dispepsia
Flatulencia
Gastritis y úlceras
Cinetosis e hiperémesis gravídica
Estreñimiento, diarrea y síndrome del intestino irritable
Hepatitis
Discinesias biliares
Afecciones dermatológicasAfecciones inflamatorias e infecciosas de la piel y las
mucosas
Contusiones y traumatismos
Psoriasis
Aparato respiratorioGripe y resfriado
Rinitis y sinusitis
Faringitis
Bronquitis y asma

Fuentes de información en fitoterapia


La prescripción de fitoterapia requiere que el médico esté
familiarizado con los principios activos vegetales, sus mecanismos
de acción y las formas de dosificación que le son propias. Por ello, es
imprescindible que el profesional de la salud interesado en la
fitoterapia conozca las fuentes de información específicas, necesarias
para poder practicar una fitoterapia racional. En relación con las
publicaciones disponibles sobre plantas medicinales, debe tenerse
en cuenta que:
• Las fuentes documentales no son tan abundantes en fitoterapia
como en otras áreas terapéuticas, aunque existe un importante
volumen de información científica sobre aspectos parciales
(química, farmacología, toxicología y clínica) que frecuentemente
se encuentra dispersa y tiene una relevancia muy variable en la
evaluación de la calidad, de la seguridad y de la eficacia.
• Hay una limitación lingüística, y existen relativamente pocos textos
fiables escritos en español.
• Frecuentemente las publicaciones no se han elaborado siguiendo
criterios adecuados: unas veces los autores basan sus afirmaciones
únicamente en usos populares no siempre contrastados; en otras,
el exagerado empeño en demostrar las bondades de la fitoterapia
les lleva a tergiversar la información, extrapolándola y
convirtiendo en indicaciones clínicas los resultados de estudios de
laboratorio; en el extremo opuesto, hay autores que exageran las
precauciones necesarias hasta el punto de que sólo un especialista
podría utilizar la fitoterapia.
• Se observa una enorme variabilidad en cuanto a las dosis
terapéuticas propuestas en diferentes textos, debido a que no se
ofrecen datos procedentes de estudios clínicos o aceptados por los
comités de evaluación, sino que han sido extraídos de textos más o
menos antiguos.
Por lo que se refiere a la búsqueda de información, como norma
general es recomendable ir de lo general a lo particular: de la
literatura secundaria (libros, revistas de revisiones, revistas de
índices y resúmenes, bases de datos bibliográficas, etc.) a la
literatura primaria (revistas científicas de investigación, patentes),
donde se publican por primera vez los descubrimientos y avances
científicos. Y, como es lógico, es conveniente empezar por el materia

Listado de productos que puedes conseguir en Amazon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *